null Salud recomienda a las personas con síntomas respiratorios que usen mascarilla en espacios cerrados y centros sanitarios para evitar la expansión del virus
  • La vacunación sigue estando aconsejada para todas las personas incluidas en los grupos de riesgo y debe solicitarse en el centro de salud

  • Asturias registra un aumento de las infecciones agudas de gripe, sobre todo en personas mayores de 65 años y menores de cinco  

03 de enero de 2024

La Consejería de Salud recomienda a todas las personas con síntomas respiratorios –tos, congestión nasal o estornudos, por ejemplo- que utilicen mascarilla en espacios cerrados, centros de salud o cuando visiten a personas mayores para evitar la expansión de los contagios por virus.

Asturias registra un aumento de las infecciones causadas por distintos virus respiratorios, como sincitial, covid o gripe. Ante este incremento, Salud recuerda que el uso de la mascarilla es eficaz para evitar la propagación de estas enfermedades; en especial en lugares cerrados como locales de ocio, el transporte público o donde se preste atención sanitaria. 

Otros buenos hábitos recomendables que también contribuyen a reducir la transmisión de virus son: 

•    Evitar reuniones, sobre todo en lugares cerrados, si se sufre algún tipo de síntoma, para evitar el contagio otras personas.

•    Usar pañuelos de papel para taparse la boca y la nariz cuando se tosa y se estornude. Si no se dispone de pañuelo de papel, se debe toser y estornudar sobre la manga de la ropa (en el hueco del codo) para no contaminar las manos.

•    Tirar los pañuelos de papel después de utilizarlos.

•    Lavar a menudo las manos con agua y jabón.

•    Mantener una buena ventilación de los espacios cerrados.
•    Limpiar con frecuencia las superficies que se tocan con las manos, como pomos de puertas o interruptores.

La Consejería de Salud también recuerda que la vacunación sigue estando recomendada para todas las personas incluidas en los grupos de riesgo mientras se mantenga la circulación de virus respiratorios. Para  conseguir una mayor inmunidad, la vacuna debe ser administrada antes del pico de la onda epidémica, previsto para las próximas semanas.

La profilaxis está indicada para quienes ya hayan cumplido 60 años, personas que viven en residencias y centros de discapacidad, menores de 60 con condiciones de riesgo, pacientes con enfermedades crónicas, embarazadas y personas que convivan con otras que tengan un alto grado de inmunosupresión, además de fumadores y trabajadores de servicios esenciales.

En la última semana de 2023 se ha vuelto a percibir un notable crecimiento de las infecciones respiratorias agudas graves, sobre todo en mayores de 65 años y menores de cinco, producido fundamentalmente por el virus de la gripe, que es el causante del más del 60% de los casos. La variante que más está circulando es la gripe A H1N1, precisamente la usada para la vacuna.  

El Servicio de Salud del Principado (Sespa) cuenta con planes de contingencia que se activan cuando se elevan la presión asistencial en los servicios de urgencias y los ingresos por gripe y otros virus respiratorios. Estos planes incluyen protocolos específicos para atender con calidad y eficacia a los pacientes. Entre las medidas previstas figuran la disposición de las camas necesarias y el refuerzo de la plantilla, especialmente con enfermeras y auxiliares. 

En el conjunto de la red asistencial se percibe un aumento significativo de la demanda, sobre todo en los servicios de urgencias, que por ahora se está afrontando mediante una respuesta en red de todos los centros y sin que hasta el momento haya sido preciso adoptar medidas extraordinarias, como la suspensión de cirugías programadas. 

Documentación