null Barbón coloca al PEPA en un lugar clave para que Asturias se convierta en el polo logístico del Cantábrico
  • El presidente participa en el acto de entrega de la certificación como Polígono empresarial de calidad al área industrial de Avilés
  • “Hace ya unos años que esta comarca es reconocida por su ecosistema innovador”, ha señalado
  • El jefe del Ejecutivo ha reiterado el apoyo y solidaridad con la plantilla de Saint Gobain y ha garantizado el trabajo junto al Ministerio de Industria para obtener el mayor compromiso posible de la empresa
05 de junio de 2024

El presidente del Principado, Adrián Barbón, ha resaltado que el Parque Empresarial Principado de Asturias (PEPA) ha servido de plataforma para el despegue de la comarca de Avilés y es una pieza clave para que la comunidad se convierta en el polo logístico del Cantábrico. “Asturias cuenta ya con una de las mejores ofertas de localización empresarial del país y estamos ante un momento crucial con la reactivación de Bobes, la puesta a la venta de las primeras parcelas de la Zalia, la refundación de Sogepsa y el impulso del polígono de Baterías”, ha señalado durante el acto de entrega de la certificación como Polígono empresarial de calidad al área industrial de Avilés.

El polígono ha sido distinguido hoy con la marca de calidad que reconoce estas áreas empresariales en Europa, que ostentan ya cuatro zonas en Asturias. Para Barbón, la elección del PEPA supone un reconocimiento al “renacimiento empresarial de la comarca y de toda Asturias y a una colaboración público-privada ejemplar”. “Ha habido también involucración institucional y compromiso de los trabajadores y trabajadoras del parque. Porque el PEPA nunca se ha conformado con ser un polígono más”, ha subrayado.

El propósito del Gobierno de Asturias pasa por seguir impulsando las zonas empresariales para lograr ese lugar nuclear en la cornisa norte del país. Para ello, la Consejería de Transición Ecológica, Industria y Desarrollo Económico publicó hace poco más de un mes la convocatoria de subvenciones para la mejora y desarrollo de estas áreas de actividad, dotada con 2,8 millones, que se suman a los 6,3 millones procedentes de fondos mineros para actuaciones en suelo industrial en colaboración con los ayuntamientos.

En su intervención, el jefe del Ejecutivo ha incidido en el ejemplo de reinvención que supone Avilés, reconocida por su ecosistema innovador que alberga algunas compañías a la vanguardia mundial en sus actividades. Ese tesón y confianza de la ciudad, sin miedo al futuro, es el espíritu que, en opinión del presidente, está impregnando toda la comunidad. No obstante, Barbón no ha apartado la mirada de los reveses y ha querido reiterar el apoyo del Gobierno de Asturias a la plantilla de Saint Gobain. “Todo mi apoyo y solidaridad. De la mano del Ministerio de Industria seguiremos trabajando para obtener el mayor compromiso posible por parte de la empresa”, ha garantizado.

Esta ha sido su intervención íntegra:

 

INTERVENCIÓN DEL PRESIDENTE DEL PRINCIPADO DE ASTURIAS, ADRIÁN BARBÓN

Acto de entrega de la marca Polígono Industrial de Calidad al PEPA

 

Estamos de enhorabuena. En primer lugar a  los responsables del Parque Empresarial del Principado de Asturias, el PEPA. Vaya por delante el reconocimiento de mi gobierno a don Manuel González, el presidente de la entidad de conservación, por la labor desarrollada. Pero déjenme que aproveche estas palabras para extender la felicitación a toda la comarca de Avilés y a Asturias entera.

 

Iré de menos a más. Me remonto a finales del siglo pasado, cuando este parque empresarial no existía. La reconversión había enflaquecido la robusta presencia industrial que identificaba el concejo. Al tiempo que se perdían empleos se extendía también una densa niebla de pesimismo sobre el porvenir. Aún pesaba el recuerdo de la marcha de hierro, una de las movilizaciones históricas de la siderurgia, cuando comenzó a tomar cuerpo el proyecto que culminó en la creación de este polígono.

 

Este apunte sólo pretende esbozar aquel contexto. Nadie discutía la necesidad de suelo industrial ni la buena ubicación de los terrenos; lo que se cuestionaba era el futuro en sí, que aquello fuese a rendir el fruto esperado. Es importante que lo tengamos presente porque la memoria es frágil y un tanto caprichosa. Cada vez que se pone en marcha alguna iniciativa importante en Asturias, irrumpe el coro del escepticismo con sus tristes letanías.

 

Han pasado más de dos décadas, así que voy a ahorrarles pasos. Hace ya unos años que Avilés es reconocida por su ecosistema innovador. Conste que esa definición no la eligió el gobierno, sino el propio empresariado. A mí me gusta presentarla como la ciudad que ha sabido reinventarse, en permanente evolución, sin volver jamás la cara a los desafíos. Si Asturias entera ha perdido el miedo al futuro, Avilés va un paso por delante: tiene ilusión, hambre de cambio. Algunas iniciativas confirmadas recientemente –me refiero tanto a proyectos turísticos como universitarios- confirman que tales expectativas están plenamente justificadas.

 

Contra el escepticismo, el PEPA ha servido de plataforma de despegue de esa mutación, reforzada con la Isla de la Innovación, el centro de I+D de Arcelor y tantos otros nombres que hoy retratan la esperanza económica de esta comarca, como el plan de Windar para las antiguas instalaciones de Alcoa. No hablamos de un ecosistema embrionario, a medio hacer, sino de un lugar fértil que cuenta con algunas compañías que compiten de tú a tú con la vanguardia mundial en sus actividades. Es cierto que también conocemos reveses y malas noticias, como la decisión de Sekurit, pero el paisaje es esperanzador. Manifiesto de nuevo el apoyo y solidaridad del Gobierno del Principado con la plantilla. De la mano del Ministerio de Industria, seguiremos trabajando para obtener el mayor compromiso posible por parte de Saint Gobain.

 

El PEPA ha contribuido a este renacimiento empresarial porque ha sabido hacer bien las cosas. Porque ha habido una colaboración público privada ejemplar, porque ha habido involucración institucional, por el compromiso de los trabajadores y trabajadoras del parque y, muy importante, porque nunca se ha conformado con ser un polígono más. Todo ese esfuerzo perenne de mejora es el que hoy recibe este blasón de calidad, el cuarto que se concede  en Asturias. Ahora que los dos grandes equipos asturianos de fútbol compiten por el ascenso, podemos afirmar que el PEPA ya está en primera.

 

A estas alturas, creo que ya es evidente por qué la enhorabuena es extensiva a Avilés y todo el Principado. Pongo un ejemplo muy sencillo: ayer mismo conocimos lo datos de desempleo registrado. Asturias inicia junio con 15.473 personas menos en paro y 17.671 más con trabajo que hace un lustro, en 2019, el año en el que inicié mi mandato. La actividad de este parque empresarial está ayudando, y no poco, a esa buena evolución.

 

Pero no nos damos por satisfechos. Lo dejo muy claro: aspiramos a mucho más, y especialmente en el capítulo que hoy nos toca, el del suelo industrial. Ruego que todos seamos conscientes de que estamos ante un momento crucial: a la reactivación de Bobes se suman la puesta a la venta de las primeras parcelas de la ZALIA, la refundación de Sogepsa y, aquí mismo, al lado, el polígono de Baterías. Intentemos calibrar el impacto global de todos esos hechos. Asturias va a contar, cuenta ya, con una de las mejores ofertas de localización empresarial del país. Cada vez estamos más cerca de la meta que nos hemos fijado, convertirnos en el polo logístico del Cantábrico, y Avilés será una de sus piezas esenciales. La próxima conexión de la ciudad con el AVE va a convertirse en otro hito decisivo en ese objetivo.

 

En ese propósito trabaja la Consejería de Transición Ecológica liderada por Nieves Roqueñí, que también nos acompaña. Hace poco más de un mes que se publicó una convocatoria de subvenciones para el desarrollo o mejora de áreas industriales, dotada con 2,8 millones que se distribuirán entre este ejercicio y el próximo. Esta cantidad se refuerza con otros 6,3 millones procedentes de los fondos mineros para actuaciones en suelo industrial en colaboración con los ayuntamientos. Además, en lo que queda de año la consejería iniciará la elaboración del nuevo programa de suelo industrial.

 

No paramos. Ni podemos ni queremos detenernos porque nuestras ganas de hacer cosas, de seguir trabajando por el bien de Asturias, siempre se imponen al escepticismo. Igual que sucedió cuando se puso sobre la mesa la creación del PEPA, la iniciativa, la audacia y las cosas bien hechas acabarán disipando todas las nieblas del pesimismo. Hoy celebramos que el parque empresarial es más que una buena realidad: es una marca de calidad que distingue al polígono, a Avilés y a toda Asturias. Ese es el camino, el rumbo de excelencia que debemos seguir recorriendo juntos.

 

 

 

Documentación

Galería de imágenes

El presidente del Principado, Adrián Barbón, participó en el acto de entrega de la marca Polígono Empresarial de Calidad que concede la Coordinadora Española de Polígonos Empresariales (CEPE) a la Entidad de Conservación del Parque Empresarial Principado de Asturias (PEPA).

Presidente Principado visita al Parque Empresarial Principado de Asturias (PEPA)

En primer término, el Presidente del Principado, Adrián Barbón; la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín; y la consejera de Transición Ecológica, Industria y Desarrollo Económico, Nieves Roqueñí. 

Presidente Principado visita al Parque Empresarial Principado de Asturias (PEPA)
Presidente Principado visita al Parque Empresarial Principado de Asturias (PEPA)
En la imagen, de izquierda a derecha, el presidente de la Entidad de Conservación del PEPA, Manuel González Vila, y el el presidente de la Coordinadora Española de Polígonos Empresariales, Alejandro Rubia, con la distinción 'Polígono Empresarial de Calidad' que acaba de recibir el espacio empresarial asturiano.