null El presidente agradece el trabajo de toda la comunidad educativa para que “el engranaje del ascensor social no se detenga nunca”
  • Adrián Barbón participa en la entrega de los premios al rendimiento académico a 56 alumnos y alumnas

  • “Es un orgullo acompañar y reconocer al estudiantado, que ha destacado por su esfuerzo, desempeño o férrea voluntad para superar dificultades”, ha destacado
07 de junio de 2024

El presidente del Principado, Adrián Barbón, ha agradecido hoy el trabajo del personal docente, de las familias y de la Consejería de Educación para que “el engranaje del ascensor social no se detenga nunca”. Durante el acto de entrega de los premios al rendimiento académico, ha confesado que es “uno de los eventos más gratos que tengo el honor de presidir”.

 

El ejemplo de los 56 alumnos y alumnas reconocidas representa, en palabras del presidente “la mejor Asturias”. “Es un orgullo acompañar y reconocer al estudiantado que ha destacado por su esfuerzo, desempeño o férrea voluntad para superar dificultades. Representáis el potencial del Principado del que siempre hablo”, ha subrayado.

 

Esta ha sido su intervención íntegra:

 

 

INTERVENCIÓN DEL PRESIDENTE DEL PRINCIPADO DE ASTURIAS, ADRIÁN BARBÓN

Acto de entrega de los Premios Extraordinarios al Esfuerzo Personal y al Rendimiento Académico del Alumnado

 

Este es uno de los actos más gratos que tengo el honor de presidir a lo largo del año. No lo digo por cumplir. Acompañar y reconocer al alumnado que ha destacado por su esfuerzo, por su desempeño o por su férrea voluntad para superar dificultades es un motivo de orgullo. Cuando hablo de la mejor Asturias, me refiero al enorme potencial de esta comunidad, ese potencial que encarnáis personas como vosotras. Por todo ello, enhorabuena y gracias a los 56 alumnos y alumnas que esta tarde vais a recibir los premios extraordinarios.

 

Estoy seguro de que el camino para llegar aquí no ha sido llano ni libre de sacrificios, pero debéis saber que nunca lo habéis transitado en solitario. Los éxitos que ahora celebramos son vuestros, personales, por descontado, pero también colectivos. Toda la comunidad educativa rema al unísono para alcanzar estos logros. Es justo subrayarlo.

 

Por un lado, el personal docente, que vela para que aprendáis y avancéis, para que no tiréis la toalla y aprovechéis todas las oportunidades, para que no os despistéis ni perdáis de vista los objetivos. La motivación y el aliento van a cargo de maestros y maestras, entendidos estos términos en su acepción más amplia.

 

Por otra parte, las familias, que se esfuerzan a diario para que nada os falte, para que no se os escatimen recursos, para que no bajéis la guardia, para que os forméis y maduréis en el tránsito hacia la vida adulta. El soporte y la perseverancia corren a cuenta de madres, padres o tutores. 

 

Más allá de esos apoyos visibles a los siempre habéis podido recurrir, contáis también con el compromiso de la Consejería de Educación, aunque sea en un plano menos tangible. Hoy tengo el deber de recordarlo aquí, pero no con la intención de robaros protagonismo, sino con el ánimo de agradecer su labor. La Consejería de Educación es el engranaje del Gobierno de Asturias que funciona constantemente para que el ascensor social que es el sistema educativo no se detenga nunca. La Consejería de Educación es, de hecho, ese ascensor invisible. Aunque a simple vista no podamos ver cómo funciona el mecanismo, hay varios datos significativos que dan cuerpo a su tarea, por ejemplo:

 

El gasto educativo: 

 

  • Pese al descenso progresivo del alumnado, este año el presupuesto de Educación ha crecido un 3,62% respecto a 2023, hasta los 853,6 millones. También ha aumentado la plantilla orgánica, hasta superar los 9.500 docentes.

 

  • Además, la inversión en infraestructuras educativas alcanza 42,7 millones, un 56,9% más que en el presupuesto anterior.

O los resultados académicos:

 

  • El alumnado asturiano de 4º de Primaria ocupa la primera posición nacional en comprensión lectora, según el informe español del Estudio Internacional de Progreso en Comprensión Lectora (PIRLS).
  • Por su parte, el alumnado de Secundaria ha mejorado sus resultados en el último informe internacional PISA, en un escenario de bajada generalizada. El estudio presentado el pasado diciembre, centrado en matemáticas, ciencias y lectura, confirma que nuestro sistema educativo compagina calidad y equidad.

Estas son algunas referencias conocidas y contrastadas. Sin embargo, el verdadero pulso del sistema lo miden las iniciativas de futuro. En eso también vamos progresando adecuadamente.

 

Este año podremos en marcha la primera red autonómica, pública y gratuita del país para el alumnado de 0 a 3 años: Les Escuelines/As Escolías, una medida educativa que nos sitúa a la vanguardia nacional, que favorecerá la conciliación y que nos ayudará a combatir el despoblamiento.

 

Otro proyecto enfocado hacia el porvenir es el nuevo modelo de Formación Profesional que arrancará en septiembre y que será totalmente dual, es decir, que se desarrollará en alternancia entre el centro educativo y la empresa desde el primer curso de cualquier ciclo.

 

Lo que viene a confirmar este repaso es nuestra absoluta confianza en el poder transformador de la educación, la mía personal y la del gobierno que presido. La educación es un factor diferencial de los países y regiones, mide el progreso de los territorios y tiene impacto en todo aquello que podamos imaginarnos: en la evolución social y económica, en la definición de una ciudadanía formada, informada y crítica; en el nivel cultural de los pueblos, en la igualdad, en las libertades y hasta en la salud, tanto individual como pública. De ahí la trascendencia de este homenaje a vuestro esfuerzo y rendimiento.

 

A pesar de vuestra juventud, ya sois un ejemplo para toda la sociedad asturiana, porque habéis demostrado interés por aprender y ese es un camino sin retorno, una inquietud que os espoleará siempre. Permitidme un humilde consejo, ahora que os enfrentáis a la encrucijada de elegir cómo continuar con vuestra formación: apostad por lo que más os guste. Si vuestra vocación está en el campo científico o técnico, no lo dudéis, tomad ese camino; necesitamos más gente especializada en esas áreas y, sobre todo, muchas más mujeres. Ahora bien, si sentís inclinación hacia las humanidades, aprovechadla también. Yo, que soy un apasionado de la Historia y del Derecho, pienso que las Humanidades siempre serán necesarias para entender el mundo, para comunicarnos mejor, para no repetir errores del pasado.

 

Decía Aristóteles que la educación, como proceso de perfeccionamiento humano, nunca termina, que dura tanto como la misma vida. Cuando alcanza cotas de éxito, es oportuno celebrarlo, pero no para detenernos, sino para tomar impulso. Eso es lo que persigue este acto: seguid adelante, que representáis la mejor Asturias.

 

Felicidades, gracias de corazón a toda la comunidad educativa y hasta el año que viene.

Documentación

Enlaces relacionados

Galería de imágenes

De izquierda a derecha, la concejala de Cultura de Gijón, Montse López; el presidente de la Junta General del Principado, Juan Cofiño; el presidente del Principado, Adrián Barbón; la consejera de Educación, Lydia Espina, y el director general de Inclusión Educativa y Ordenación, David Artime.

Galería de audios

Es un orgullo acompañar y reconocer el esfuerzo que ha hecho el alumnado asturiano
Sobre la importancia del sistema educativo y las familias en la educación
La Consejería de Educación es el engranaje que permite que funcione el ascensor social
Sobre el aumento en el gasto en Educación y la mejora de los resultados académicos
Sobre el modelo educativo asturiano y el futuro, con la llegada del 0 a 3 y la nueva FP
La educación es un factor diferencial de Asturias
Sobre la importancia de estudiar por vocación
Los premiados son el ejemplo 'excelente' de la mejor Asturias