null El jefe del Ejecutivo destaca el legado de las empresas familiares, “ejemplo de emprendimiento, diversificación y trabajo bien hecho”
  • Adrián Barbón recibe la medalla de la XVIII Bienal Arte y Gastronomía Casa Consuelo, en Valdés
  • “Desde Otur nos ofrecen alimento para el estómago y para el alma: doble ración de arte sobre mantel de lienzo”, ha resaltado en su intervención
09 de julio de 2024

El presidente del Principado, Adrián Barbón, ha ensalzado el legado de las empresas familiares, “ejemplo de emprendimiento, diversificación y trabajo bien hecho”. El jefe del Ejecutivo ha puesto como muestra de esa labor constante y continuada al restaurante Casa Consuelo, en Valdés, que acumula tres generaciones tras los fogones y que además organiza la Bienal de Arte y Gastronomía. “Desde Otur nos ofrecen alimento para el estómago y para el alma: doble ración de arte sobre mantel de lienzo”, ha subrayado en su intervención en la entrega de las distinciones del certamen, que alcanza su XVIII edición.

En el acto, se han entregado las medallas de Casa Consuelo y los premios del certamen artístico. Barbón ha recibido una de las medallas que concede la iniciativa, junto a Vicente Alonso, del restaurante Casa Vicente de Castropol; el cocinero del restaurante Ola de Bilbao, Raúl Cabrera Martín, y el sumiller del restaurante Güellu de Mar, José María Batalla.

Además, se ha rendido homenaje a Álvaro García López, impulsor de la bienal fallecido en 2022. “Es obligado el recuerdo por su dedicación y empeño en cuidar de su negocio e impulsar la cultura. La suya es la historia de un hombre enamorado de su empresa, de la cocina y del arte”, ha subrayado.

Esta ha sido su intervención íntegra:

 

INTERVENCIÓN DEL PRESIDENTE DEL PRINCIPADO DE ASTURIAS, ADRIÁN BARBÓN

 

Acto de la XVIII Bienal La gastronomía y la pintura, Premio Jesús Villa Pastur

 

Empiezo por lo más perentorio: muchas gracias por este reconocimiento de la bienal La gastronomía y la pintura que hoy recibo y por su generosa justificación. Agradezco de corazón esta distinción que en su día recogieron también algunos de mis antecesores, como Tini Areces o Javier Fernández.

Como imaginarán, los políticos estamos muy acostumbrados a la crítica, siempre útil si se aplica de manera constructiva, y sin duda mucho más frecuente que los homenajes. Por eso recibo con humildad y satisfacción este galardón, que entiendo como una palmada de ánimo para seguir avanzando en la construcción de la mejor Asturias. Muchas gracias de nuevo.

Felicito, además, a las personas y entidades que hoy reciben también las distinciones por sus méritos y trayectorias: el chef Raúl Cabrera, el sumiller José María Batalla, y el Restaurante Casa Vicente de Castropol.

Enhorabuena a todos los creadores seleccionados para la exposición que estos días se puede contemplar en la Casa de Cultura de Luarca/L.luarca.

 

En el trayecto hacia aquí, hacia Otur, venía pensando en el mérito de este negocio. Casa Consuelo es un establecimiento hostelero que no se ha conformado con un éxito gastronómico sostenido en el tiempo, confirmado y contrastado. Desde su fundación en 1935 por parte de Consuelo López y Ramón García ha sido parada obligada para los usuarios de la antigua carretera a Galicia y destino de referencia para todo aquel que aprecie la excelente cocina tradicional asturiana.

En este mundo global, las recomendaciones viajan incluso más rápido que las noticias y a este rincón del occidente se viene a comer desde cualquier lugar, por lejano que sea, porque merece la pena. Sabemos que aquí se come de maravilla y con plenas garantías. Casa Consuelo ya recibió en 2009 la Medalla de Plata de Asturias por su trayectoria profesional y su contribución a la difusión de la gastronomía regional. Quince años después, podemos seguir celebrando lo mismo. Como ven, sus méritos se explican solos.

A diferencia de lo que nos ocurre a los políticos, los premios y reconocimientos son algo habitual para este restaurante --Premio Nacional de Hostelería 2017, Mejor Restaurante Tradicional Español en 2010, Faba de Oro de la Cofradía de San Timoteo, Urogallo de Bronce del Centro Asturiano de Madrid, Cucharón al Buen Guiso Marinero--, etcétera. Coincidirán conmigo en que cualquier propietario estaría satisfecho con esta hoja de servicios y con el permanente aplauso de su clientela. Sin embargo, la familia que regenta Casa Consuelo ha doblado la apuesta y ha buscado nuevos retos, espoleada por inquietudes artísticas más allá de los fogones.

Hace 18 años que desde aquí se promueve un certamen nacional de arte y gastronomía, una fórmula pionera para rendir homenaje de manera conjunta a la excelencia culinaria y la pintura.  La relación entre literatura y gastronomía ha sido larga y fecunda a lo largo de los siglos, pero dudo que encontremos tantos vínculos entre la buena cocina y las artes plásticas, más allá de magníficos bodegones o de las imágenes de mesas compartidas tan ampliamente representadas a lo largo de la historia. Aquí, en Otur, nos ofrecen alimento para el estómago y para el alma: doble ración de arte sobre mantel de lienzo, una sugerente combinación.

En este punto, es obligado el recuerdo a Álvaro García López, fallecido en 2022, por su dedicación y empeño en cuidar de su negocio e impulsar la cultura. La suya es la historia de un hombre enamorado de su empresa, de la cocina y del arte. Gracias a su empuje, la pinacoteca de Casa Consuelo ha ido aumentando a lo largo de los años para deleite de comensales y visitantes.

Al mismo tiempo, su labor ha contribuido de manera sustancial a la difusión de la obra de artistas que encuentran en la bienal una referencia clave para mostrar sus creaciones al mundo. Si pensamos en un buen ejemplo de empresa familiar, de emprendimiento, de diversificación y de trabajo bien hecho, no hace falta buscar más, aquí mismo la encontramos.

Álvaro García era transportista de felicidad. ¡Qué importante es hacer feliz a la gente! Siempre me gusta subrayar que el verbo recordar significa ‘volver a pasar por el corazón’. Hoy es un buen día para hacerlo con Álvaro García.

Me habrán oído decir a menudo que el futuro de Asturias depende en gran medida de la recuperación de la autoestima. No es una frase enlatada, ni un eslogan publicitario. Es más bien el fruto de una reflexión profunda sobre nuestro patrimonio y nuestras raíces y sobre su repercusión en nuestro porvenir. La labor de Casa Consuelo encaja perfectamente en este discurso con el que trato de convencer a la ciudadanía: si queremos tener éxito en cualquier objetivo, debemos empezar por creérnoslo.

La decisión y el trabajo duro de los propietarios de este negocio nos ha traído hoy hasta aquí para recoger varios galardones, pero también para festejar la trayectoria jalonada de hitos y reconocimientos de una familia ejemplar. Mi más sincera felicitación para el alma de Casa Consuelo.

Documentación

Galería de imágenes

De izquierda a derecha, el presidente de la Junta General, Juan Cofiño; el copropietario de Casa Consuelo y organizador de la Bienal Arte y Gastronomía Casa Consuelo, Álvaro García López; Vicente Alonso, del restaurante Casa Vicente de Castropol, galardonado en el certamen; el presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón, que ha recibido una medalla en la bienal; el cocinero del restaurante Ola de Bilbao, Raúl Cabrera Martín, galardonado en el acto;  el cocinero Martín Berasategui, amigo de la familia de Casa Consuelo, y el sumiller del restaurante Güellu de Mar, José María Batalla, que ha recibido la medalla del certamen.

El presidente del Principado, Adrián Barbón, con el copropietario de Casa Consuelo y organizador de la Bienal Arte y Gastronomía Casa Consuelo, Álvaro García López.

El presidente del Principado, Adrián Barbón, con el copropietario de Casa Consuelo, Ramón García López Mon, y el ganador del Premio Jesús Villa Pastur de la bienal, el artista Juan Fernández Álava.

Galería de audios

Presidente del Principado, Adrián Barbón, agradecimiento por la medalla de la bienal de Casa Consuelo
Trayectoria ejemplar de Casa Consuelo
Homenaje a la buena concina y las artes plásticas
Homenaje a Álvaro García, impulsor de la bienal de pintura y gastronomía
Ejemplo de Casa Consuelo para recuperación de la autoestima