null El cribado de cáncer de colon ha permitido detectar 633 carcinomas y 5.907 lesiones precancerosas desde su implantación en 2019

- La prueba para detectar tumores en fase temprana consiste en un test de sangre oculta en heces, indoloro e inocuo, de alta efectividad y que conviene repetir cada dos años

- Salud invitará este año a participar en el programa a 150.000 personas nacidas entre 1954 y 1974 que nunca se han sometido a este examen o cuentan con un resultado negativo anterior a 2022

31 de marzo de 2024

El programa de cribado poblacional de cáncer colorrectal a través del test de sangre oculta en heces ha permitido detectar 633 carcinomas y 5.907 lesiones precancerosas -adenomas o pólipos adenomatosos- desde su completa implantación en Asturias en 2019. El balance de esta iniciativa refleja que 1.504 de los daños detectados eran de alto riesgo (25,4%), 2.244 de riesgo medio (38%) y 2.159 de baja amenaza (36,5%).

Hoy se celebra el Día Mundial contra el Cáncer de Colon, que pretende sensibilizar sobre la importancia de la prevención y la detección precoz para lograr una mayor supervivencia.

En este sentido, el plan de detección que se desarrolla en la sanidad pública permite hallar tumores pequeños, que en muchos casos si siquiera causan síntomas, de modo que a menudo es posible curar a las personas afectadas. Al mismo tiempo, los tratamientos que se aplican en estos estadios son menos agresivos y la calidad de vida de los pacientes mejora.

El cribado se basa en un test indoloro e inocuo de alta efectividad, que detecta la presencia de sangre oculta en heces, lo que puede ser señal de cáncer colorrectal o de otros problemas como pólipos, úlceras o hemorroides.

Si en la prueba no se detecta sangre en heces, algo que ocurre en un 93% de los casos, la persona que se ha hecho el test recibe una carta en su domicilio con el resultado y a los dos años recibe otra carta en la que se le invita de nuevo a participar en el programa.

Aproximadamente en un 7% de las ocasiones sí se detectan indicios de sangre en heces. Si este es el caso, se ofrece la posibilidad de practicar una colonoscopia para conocer el origen del sangrado e iniciar el tratamiento más adecuado. Cerca del 80% de los cánceres de colon se desarrollan a partir de los pólipos adenomatosos que a menudo se pueden extirpar mediante la colonoscopia, por lo que su eliminación previene la mortalidad.

Un porcentaje de participación del 34%

Desde que comenzó el cribado, Salud ha invitado a participar a 790.042 personas de entre 50 y 69 años, a muchas de ellas en más de una ocasión, al tratarse de un programa bienal. Además, se han realizado 275.473 test, lo que supone una participación de alrededor del 34%.

Para incrementar esta participación, la consejería trabaja para reducir el número de visitas que es preciso realizar ahora al centro de salud y baraja el envío a domicilio de los test para recoger las muestras de las personas que lo soliciten.

Este año, el Principado invitará a participar en el programa a 154.000 personas nacidas entre 1954 y 1974 que nunca se han sometido a la prueba o que cuentan con un resultado negativo anterior a 2022.

El cáncer colorrectal es el tumor maligno más frecuente, tanto en Asturias como en su entorno, con un riesgo acumulativo poblacional del 6% y una incidencia en aumento. En este hecho influye el progresivo envejecimiento de la población. La supervivencia media supera ligeramente el 50% y depende en gran medida del desarrollo del tumor en el momento del diagnóstico; de ahí la importancia de participar en el cribado.

El riesgo de padecer cáncer de colon se incrementa con la edad, de forma significativa a partir de los 50 años. Aunque la mayor parte de estos tumores son esporádicos, una pequeña proporción, alrededor del 5%, tienen carácter hereditario.

Salud subraya la importancia de participar en el programa de cribado como la forma más fiable de detectar el cáncer colorrectal en una fase temprana, tal y como ponen de manifiesto múltiples estudios científicos nacionales e internacionales.

Documentación